Santa Cruz del Voto: Canjáyar

La actual iglesia fue construida en el siglo XVIII (entre 1769 y 1777) sobre otra anterior del siglo XVI. Su estilo es barroco con planta de cruz latina de una sola nave, cubierta con bóveda de cañón y crucero con cúpula sobre pechinas, mientras que la torre, alzada sobre la portada de los pies, es ya del siglo XIX, para sustituir a la destruida por el terremoto de 1804.

El retablo mayor, pinturas y esculturas que reciben culto, son obras realizadas tras la destrucción de las anteriores durante la Guerra Civil. Destaca un ángel arrodillado que porta una cruz relicario que encierra en sus celdas pequeñas piedras procedentes de los Santos Lugares: es la Santa Cruz del Voto.

La Santa Cruz del Voto, también llamada Santa Cruz de Canjáyar, es una reliquia tallada en madera de olivo, de unos 20 por 15 cm, en forma de cruz latina. El relicario se compone de 42 piedras cada una de ellas incrustadas en la cruz mediante alveólos tapados con cristal. Estas piedras, según la tradición, formaron parte de los lugares sagrados de Jerusalén. En el centro del anverso de la cruz contiene un lignum crucis, un trozo o astilla de la verdadera cruz donde murió Cristo, según la tradición cristiana.

Según la leyenda, la Cruz fue milagrosamente aparecida en sueños al sacristán de la Iglesia de Canjáyar a principios del año 1611. El sacristán llamado Juan Matías de Peralta tras una visión que tuvo en la que una procesión de ángeles, portando la Cruz, salía desde el Altar Mayor y finalizaba, en su primer itinerario, en el baptisterio del templo. Veía una procesión de ángeles portando la Cruz que llegaba hasta el muro del baptisterio de la Iglesia donde el 19 de abril de 1611 se excavó y apareció la reliquia ocultada seguramente durante la rebelión morisca en La Alpujarra en el siglo anterior. La cruz, aparentemente, había sido ocultada para librarla de la profanación durante la revuelta morisca de 1568.

Los vecinos y las autoridades, después del hallazgo de la Cruz (traída, posiblemente, por un peregrino desde Tierra Santa, y ocultada para evitar su profanación en la rebelión de los moriscos), hicieron voto de procesionar todos los años en la fecha de su descubrimiento. Algo que se ha venido celebrando interrumpidamente durante 405 años, hasta la fecha.

El Arzobispo de Granada Fray Alonso Bernardo de los Ríos refrendó la reliquia de la Santa Cruz y la expuso en adoración de los fieles por Decreto de 1678. En 1681 se constituyó la Hermandad de la Santa Cruz para dar culto a la reliquia sagrada, aprobándose sus Estatutos en 1683. El Arzobispo sucesor de D. Felipe de Tueros, por Decreto de 1738, concedió indulgencias a los que la venerasen. El Papa Benedicto XIV concede indulgencia plenaria (publicada en 1750) y S.S. Clemente XIII (Bula de 1763) otorga igual prerrogativa a los que le rindan culto en las fechas y con los requisitos canónicos que detalla. El que fuese obispo de Almería, D. Alfonso Ródenas, dona e incrusta a esta Santa Cruz del Voto de Canjáyar el Lignum Crucis, (astilla de la cruz donde Cristo murió para el perdón de nuestros pecados), 19 de abril de 1958. El papa Benedicto XVI concederá en 2011 el Año Jubilar en conmemoración del IV Centenario de su descubrimiento.

La devoción a la Santa Cruz del Voto arranca según la tradición oral desde la mencionada fecha, fecha en la que los orihundos de Canjáyar y devotos de otros lugares cada 19 de abril celebran como festividad este día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: