Castillo de los Moros: Beires

El “Castillo de los Moros” es una fortificación construida por los musulmanes con fecha desconocida. Podría datarse de la primera mitad del S.XIII por su similitud a castillos como el de Aspe (Alicante) o los Cuájares (Granada).

En época árabe Al-Udri menciona la existencia de un castillo para cada distrito agrícola, llamado “yuz”, que significa parte o trozo. También se menciona la existencia de los castillos para las comarcas, llamadas “iklim”. Su función en tiempos del rey de Granada Abd-alá era de asentamiento militar, concesión territorial y recaudación de impuestos.

Fue reocupado en el siglo XV.

Fortaleza que ocupa una meseta y se continua por el monte vecino, quedando restos de murallas y treminando en un torreón. En la zona más elevada del monte aparece un torreón, construido en tapial, de planta rectangular. El recinto, de planta rectangular, aparece amurallado. Queda un pequeño aljibe de piedra, con bóveda de mampostería.

Esta construcción se clasificaría como “castillo roquero” por ser pequeño, apropiado para la vigilancia estratégica de un territorio o camino y reocupado en diversas ocasiones.

Se sitúa en un cerro amesetado inclinado al sur con amplio dominio visual sobre las tres alquerías próximas o pueblos (Beires, Almócita y Padules). El recinto amurallado simple, muestra una planta sensiblemente rectangular de unos 2.000 m2. En su extremo norte se levantó un gran “baluarte” o torreón de uno 11 m. de longitud y 7 m. de anchura. De su extremo occidental partía un largo muro de 31 m. acabado en una pequeña “torre albarrana”(torre de un recinto fortificado con el que se comunica por un pequeño arco o puente fácilmente destruible. Sirve de Atalaya y para echar al enemigo), que protegía un área habitada extramuros.

Actualmente se encuentra casi desaparecido. Solo quedan los restos de lo que en su tiempo fue un castillo. Fue declarado BIEN DE INTERÉS CULTURAL, con la categoría de Monumento y un reconocimiento especial de la Junta de Andalucía en 1993.

Son muchas las leyendas en torno a este monumento. Por ejemplo se dice que hay un tesoro dentro de la montaña fruto de los impuestos que se recaudaban y que está lleno de pasadizos secretos que lo comunican con el pie del monte…Pero esto es solo mito, la realidad solo ellos la sabían.