Archivos de la categoría Ingeniería

Acueducto de Carcáuz: Felix y Vícar

Acueducto de grandes dimensiones formado por tres niveles de arcada de medio punto, construido en mampostería. El nivel inferior, constituido con un solo vano a través del cual circula el agua del Cauce del Barranco de Carcáuz. El segundo nivel, constituido por nueve vanos, dos de ellos superpuestos en el eje central. El terder nivel contiene 10 vanos. En las pilas aparecen mechinales.

Localizado en la parte baja del Cauce del Barranco de Carcáuz, formando límite con el término de Vícar con Felix. Su época de construcción es dudosa, está considerado como de origen romano por Antonio Gil Albarracín.

Se trata de un sistema de conducción de agua desarrollado para el abastecimiento de zonas rurales. Aunque generalmente los estudios sobre agricultura romana se centran en la producción de la triada mediterránea, trigo, olivo y vid, tres cultivos vinculados al secano, la realidad es que las fuentes llaman la atención sobre la importancia del agua en el mundo rural. Columela aconseja que las villae se construyan en las cercanías del agua corriente o de un pozo, y si esto no fuese posible, recomienda la construcción de una cisterna para almacenar el agua de lluvia. Pero el agua no sólo era necesaria para el abastecimiento humano y animal, sino también para el riego, pues como evidencian fuentes como el propio Columela o Plinio, se cultivaban también productos de regadío como frutas y hortalizas, entre las que citan coles, espárragos, ciruelas o lechugas. Esta pudo ser la función del acueducto de la Rambla de Carcáuz, que tras salvar tres vaguadas mediante monumentales arcuationes llega a una villae situada en la zona de Casablanca, en el término municipal de Vícar, garantizando el adecuado riego de sus tierras gracias a un gran depósito de opus caementicium con capacidad para más de un millón y medio de litros. La zona almeriense sufrió una importante implantación agrícola en época romana, sobre todo, a partir de mediados del siglo I d.C.; de ahí la multiplicación de estas villae y, por tanto, también de sistemas rurales de aprovisionamiento de agua.

El territorio en el que se asienta esta obra de ingeniería hidráulica formaba parte de la Hispania Ulterior y, porteriormente, quedaría localizado cerca del límite entre la Hispania Ulterior Baetica y la Hispania Ulterior Tarraconense, estimándose que la construcción de este sistema de irrigación corresponde aproximadamente a la época en la que se realizaron estas divisiones, entre los siglos II y I a.c., y estaba destinado al suministro de agua a las villas rurales que hoy ocupa el Poniente Almeriense. De todas formas, según Lorenzo Cara Barrionuevo, hay que buscar su origen en el siglo XVI.

Se puede considerar, uno de los elementos de la ingeniería civil popular de mayor valor de la comarca, aunque su estado de conservación deja mucho que desear.

El conjunto estuvo en funcionamiento hasta principios del siglo XX. Hoy en día se sigue utilizando dicho canal pero con tuberías de plástico para transportar el agua.