Archivos de la categoría Minería

Minas de Beires

Tolva La Palmera

Conjunto de cortas, bocas de galería e infraestructuras de transformación minera, para el aprovechamiento del oligisto y otros minerales. Destaca una estructura cónica de mampostería, cerrada por altos muros en la cabecera del barranco de Carmona, aljibe restaurado, restos de construcciones auxiliares y cargadero del cable de transporte a la estación de Dª María-Ocaña.

Antiguas casas de la colonia minera

Tras la demarcación por vecinos de las localidades próximas, se construyó la Societe des Mines de Beires, a finales del S. XIX. La compañía instaló un cable aéreo, hasta la estación de Doña María-Ocaña que construye “Teste Moret Compagnie” de Lyon. La construcción fue defectuosa y dificultó el ritmo de explotación hasta suponer el fracaso de la actividad, traspasando el negocio, en 1.907 a “The Soria Mining”, también con dificultades por los altos cánones de arrendamiento, bajo precio del mineral de hierro e insuficiencia del cable, provocando el abandono de la actividad en 1.921.

Galería subterránea de las minas de hierro

En 1.927 comienza de nuevo la explotación por la compañía Echevarrieta y Campbell. En 1.930 se instala la electricidad desde la central de Ohanes. Se cierran definitivamente el 18 de julio de 1.931. En 1.942 se desmonta el cable.

Las minas del Rosario, la Palmera, San Bernardo, Virgen de Tices y algunas otras proporcionaban el mineral que posteriormente se transportaba por cable aéreo a la estación de ferrocarril de Doña María y Ocaña, trasladándose luego a los embarcaderos de la ciudad.

Estas minas se dejaron de explotar allá por los años sesenta.

Recreación de las minas de Beires

 

Minas del Carmen: El Marchal de Antón López (Enix)

Desde la misma carretera de Alicún se divisan unas galerías pertenecientes a las antiguas Minas del Carmen, por aquí pasó plomo extraído de los parajes cercanos durante cien años en los siglos XIX y XX.

Las Minas del Carmen son un conjunto de galerías mineras e instalaciones anejas, hoy clausuradas, localizadas en El Marchal de Antón López, Enix. El Marchal de Antón López también es conocido como “El Marchal de Enix” ya que está dentro de su término municipal. La mina era explotada principalmente para el beneficio de plomo. Las Minas del Carmen se sitúan a unos 600 metros al sur de la pedanía de El Marchal de Antón López.

Estas explotaciones mineras fueron comenzadas a finales del siglo XIX, estando los inversores atraídos por la cantidad de explotaciones mineras exitosas existentes por toda la sierra de Gádor. Estas explotaciones provocaron la desaparición de gran parte del arbolado de la zona, para dar energía a la maquinaria empleada, hoy recordado por los topónimos de los enclaves cercanos. La empresa concesionaria de esta industria era Compañía Metalúrgica El Guindo, que clausuró las instalaciones hacia 1965.

Pequeño gráfico de como se explotaba esta mina, por el método de cámaras y pilares.

Las ruínas que se pueden encontrar a día de hoy corresponden a, aparte de las galerías, el lavadero del mineral, un plano inclinado, una tolva de gran tamaño y las escombreras.

Las Minas de Bédar

 

Las explotaciones de minas se remontan a la época árabe desde 1525, aunque su mayor apoyo comienza en 1888, estando ya en manos cristianas. Tras varios paréntesis, coincidiendo con las Guerras Mundiales, cierran en 1970 definitivamente, dejándonos un importante legado arqueológico industrial.

La minería, empieza por ser una estrategia política, en 1525, para implantar la fe cristiana en los territorios ocupados por los Musulmanes, en las proximidades de Serena.

En 1569, todavía se encontraban en explotación y se aprecia la existencia de 115 minas en Bédar en 1846 (la mayoría de ellas de hierro).

Cuando se produce la apropiación de la Sociedad Martinete, perteneciente a la órbita de los Orozco, en 1858, que empieza una explotación a mayor escala.

La falta de transporte adecuado para el mineral venció el intento de explotación.

A su vez, la Compañía de Águilas, también fracasaba con su lavadero de plomo en el Pinar, es por lo cual decidió arrendarle las minas a la Sociedad Martinete y así instalar el cable aéreo más largo de España y segundo de Europa, en aquella época, que iba desde Serena a Garrucha.

Un propietario de algunas de las minas de Bédar era Clifton Perket, Vicecónsul inglés, en Garrucha que decidió cederle al industrial Vizcaíno, Víctor Chávarri y Salazar, un paquete de minas a cambio de construir un ferrocarril.

Se crea entonces, las sociedades de Minas Chávarri, Lecocq y Cia y Sociedad Vizcaína de Bédar, con capital inglés y vasco, con la construcción del ferrocarril y del Cable Aéreo.

Se incrementaron las pequeñas sociedades locales utilizando los transportes ya existentes como Ureña, Trinidad y la Garrucha Fron Mining Company Ltd.

Después de la 1ª Guerra Mundial, hay un parón en la actividad minera que retornará toda su fuerza en el año 1919, cuando se asocian a Sociedad Chávarri y Cia, con la Sociedad la Unión Bedareña.

En la década de los veinte, se paraliza de nuevo, hasta que en 1952, la empresa Hierros de Garrucha, vuelve abrir las minas hasta su cierre definitivo, en 1970.

Se puede acentuar que en el siglo XIX, la actividad minera del municipio de Bédar marco una etapa de prosperidad, siendo la tercera cuenca de hierro en importancia que tenga la provincia, detrás de Filabres.

Para saber más:  

Los mineros