Ohanes: Virgen de Tices

La pedanía de Tices estuvo habitada por pastores y agricultores. Solo quedan las ruinas de viejos cortijos de pizarra y alguna vivienda esparcida por el lugar. Tices sería inexistente para muchos sino fuera porque allí se encuentra la Ermita Santuario de la Virgen de la Consolación.

La Ermita empezó a construirse en 1800 por orden de un Arzobispo que aquejado de apendicitis, pasó unos años en Ohanes. La dolencia que padecía fue aliviada con el aceite de un candil de Tices. Agradecido por esta curación decidió construir el santuario.

El lugar elegido para el emplazamiento fue sobre las mismas ruinas de la vieja Ermita de San Marcos. Sobre estas ruinas se paró a descansar del viaje de regreso de las campañas italianas un soldado de Beires. En la mochila llevaba una imagen de la Virgen, que allí decidió quedarse ya que ni el soldado ni el resto de compañeros pudieron levantar la mochila a la fuerza. Llegaron a la conclusión que la Virgen quería disfrutar de este paraje para siempre, y allí se quedó.

Interior del Santuario.

El interior del templo alberga la imagen de la patrona de Ohanes, la Virgen de la Consolación. Junto al resto de imágenes destaca su resplandeciente altar de mármol. El marmol fue extraído de unas canteras cercanas. Curiosamente, estas reservas de mármol se agotaron al finalizar la construcción del altar. Posiblemente una actuación divina para que no pueda repetirse una obra similar.

La Ermita de Tices, ubicada entre los términos municipales de Canjáyar y Ohanes, suscitó enormes polémicas por la disputa de dicho templo por ambos pueblos. Cada uno decía que la ermita pertenecía a su pueblo.

Cuenta la tradición que hicieron una pequeña apuesta para decidir definitivamente su pertenencia. Colocaron un burro sobre la puerta de dicha ermita, y dado que ésta se encuentra justo entre ambos términos, si el burro andaba hacia el término de Ohanes, la ermita sería para este pueblo, y si el burro andaba hacia Canjáyar, la ermita la poseerían los canjilones.

Dicho esto, y colocado ya el burro en la puerta de dicha ermita, éste comenzó a andar hacia el término de Ohanes. La ermita es de Ohanes desde entonces. Todavía se mantiene la polémica, ya que hay personas que dicen que el burro era de Ohanes, y que antes de realizar esta apuesta lo habían probado antes para que el burro siguiera ese camino, y por lo tanto todo estaba amañado.

Para saber mas: http://www.virgendetices.com/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: