Iglesia de Santa Ana y San Joaquín

Situada en la plaza de Benedicto XVI se encuentra este magnífico de templo. Sus arquitectos fueron Dolores Victoria Ruiz Garrido y Juan José Ruiz Martín. Se construye en el año 2009 y es todo un experimento geométrico para conseguir unos espacios interiores que se van a diferenciar por la luz. Un lucernario recorre transversalmente la nave. Este lucernario juega con diferentes volúmenes a modos de prismas que se interseccionan. Los muros exteriores aunque robustos, contienen una multitud de hendiduras horizontales que aparte de otorgar más luz al interior, producen un efecto estético y óptico asombroso.

El templo cuenta con tres capillas dispuestas entre los dos accesos a la nave y en la fachada principal. Las campanas y la cruz se sitúan en una enorme espadaña con forma triangular que se sitúa en el vértice exterior izquierdo de la fachada principal.

Un templo que hace un alegato a la luz de nuestro clima y que como no podía ser menos el blanco es el color predominante con muros blancos y algunos recubiertos por piedra blanca. Materiales en la solería como el mármol Blanco Macael ponen la guinda a este homenaje a Dios a través de la Luz.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: