Mártires de Almería del Siglo XX

Este término sirve para referirse a un individuo que padece o muere por defender sus creencias y convicciones, es aquel que muere en defensa de Jesucristo y de la religión cristiana.

En el santoral, calendario que lleva la Iglesia Católica con las fechas patronales de los diversos santos, hay una sección conocida como martirologio, donde figuran aquéllos que murieron por defender los principios del Evangelio.

Durante la Guerra Civil española muchas personas fueron asesinadas por el simple hecho de ser cristianos. Estas personas son mártires que murieron por su fe.

Los mártires de Almería forman parte de los Mártires del siglo XX en España: no estuvieron implicados en política, no empuñaron armas, no eran de ningún bando. Las guerras tienen caídos; las represiones políticas tienen víctimas; las persecuciones religiosas tienen Mártires. Los Mártires son testigos de la fe (eso significa la palabra «martyrio» en griego: testimonio).

La Causa de los Mártires de Almería está formada por 115 Mártires: 20 laicos, 18 hombres jóvenes o padres de familia y dos mujeres, una de ellas de etnia gitana, segunda del mundo que va a ser beatificada, además de 95 sacerdotes, de ellos 92 sacerdotes diocesanos, 1 franciscano y 2 Operarios diocesanos, todos ellos naturales de Almería y su diócesis o residentes dentro de los límites actuales de su territorio en el tiempo de la persecución religiosa en la que fueron martirizados, desde julio de 1936 a enero de 1939.

El 25 de marzo de 2017 se celebró la ceremonia de beatificación de los 115 mártires que murieron a manos de la intolerancia, la violencia y la intolerancia religiosa.

Mártires de Almería del siglo XX: http://www.diocesisalmeria.es/index.php/martires-de-almeria

103 pueblos y unos símbolos comunes

Almería es una provincia enclavada en el sureste de la península ibérica. Limita con las provincias de Granada al oeste y noroeste; y con Murcia al norte y al noreste; así como con el mar Mediterráneo al este y sur (parte conocida como mar de Alborán). La capital de la provincia es la ciudad de Almería.

Abarca 8.774 km². Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2016 su población era de 704.297 habitantes. Cuenta con una diócesis, 8 partidos judiciales y 103 municipios.

Símbolos

Bandera provincial

La bandera de la Provincia de Almería se basa en el escudo provincial sobre La Cruz de San Jorge.

Escudo provincial

Escudo cuartelado de nueve: 1.º de gules, un castillo de plata (Berja); 2.º de azur, unas gavillas de trigo de oro (Canjáyar); 3.º tres montes en su color cimados de matas de ortigas, sobre ondas de mar de azur y plata (Cuevas de Almanzora); 4.º losanjado de gules y plata, y brochante sobre todo una torre albarrana (desmochada) de oro (Gérgal); 5.º de azur, un castillo de oro surmontado de una llave de plata (Huércal-Overa); 6.º de azur, el castillo de oro, siniestrado de una llave de plata (Purchena); 7.º de plata, un león de gules (Sorbas); 8.º de gules, una llave de plata colocada en palo y acostada de dos castillos del mismo metal (Vera); 9.º tres montes en su color cimados de matas de ortigas, sobre ondas de mar de azur y plata (Vélez-Rubio, del Marquesado de los Vélez). Sobre el todo escusón formado por el escudo de la capital (en campo de plata la Cruz de Génova de gules, y bordura componada de Castilla, León, las antiguas armas del Reino de Navarra (águila pasmada de sable sobre oro) y Granada). Timbre: Corona mural. 

Otros símbolos

Indalo: Popularmente reconocido como símbolo de la provincia de Almería.

¿Qué es el Indalo?

Ha sido utilizado en Mojácar, desde tiempos remotos, cuando la gente lo conocía como “Muñeco Mojaquero”, ya que los primeros viajeros románticos, lo encontraban pintado en las fachadas de las casas, dónde los habitantes de Mojácar lo pintaban con los restos de cal, que utilizaban para pintar las fachadas de sus casas, con objeto de ahuyentar el “mal de ojo” y preservarla de las tormentas.

Relacionado con el abrigo neolítico de la “Cueva de los Letreros”, descubierta hacia los años sesenta, en Vélez Blanco, se fecha su tipología de pintura rupestre de origen levantino y se data en 2.500 años a.C.

El Indalo, palabra llana, bautizado, en recuerdo a San Indalecio, precursor de la religión católica, en el sudeste peninsular, significa en el lenguaje íbero, Indal eccius ( mensajero de dioses).

Adoptado cómo símbolo de todo un movimiento cultural indaliano encabezado por Jesús de Perceval y Eugenio D´Órs hacia mediados de los sesenta.

El indalo de “Monxacar”

Los llamados “muñecos mojaqueros” se pintaban con almagre (arcilla roja para hacer marcas), para salvaguardar las casas y cortijos del pueblo y la sierra de Mojácar.

De su origen y su nombre han tratado diversos autores, vinculando el uso del símbolo, con el neolítico en la provincia, el Ank egipcio o la explosión del más importante movimiento cultural almeriense de los años 50.

Sin embargo, todos coinciden, en que este símbolo mojaquero, que fue bautizado con el nombre de Indalo, refleja un algo superior que protege y ampara de los posibles riesgos que pudieran acechar a personas y lugares, así como de la ignorancia y posibles males.

El carismático emblema de Mojácar fue adoptado por un grupo de literatos, poetas, arqueólogos y especialmente pintores que buscaban una seña de identidad y un tótem protector.

Fue entonces cuando el arqueólogo J. Cuadrado conoció las pinturas esquemáticas de la cueva de los letreros en Vélez Blanco, donde aparece un cazador al acecho de dos cabras, y otra figura que dibujó H.Breil, y que pudiera tomarse como origen de nuestro Indalo, si bien no son las figuras más importantes de la pintura, donde destacan tanto el famoso hechicero como los panes y los soles.   

Para los Indalianos, la interpretación de este símbolo representaba varias posibilidades: un cazador con su arco extendido, un ídolo en el sentido religioso, o el dibujo de un hombre, con un arco iris, en señal de protección de los malos espíritus o males terrestres. Perceval, tomó este último significado, apoyándose en los indalos aparecidos en Mojácar, donde la figura ya existía.

El Indalo, derivado del nombre Indalecio, (Obispo de Urci, que se introdujo en la península por Almería), encierra en el lenguaje ibero “Indal” el significado de dios grande, fuerte, poderoso y protector. Mojácar, en el mismo lenguaje “Monxacar”, significa Monte Sagrado.

Sierra Almagrera: Cuevas del Almanzora

La Sierra Almagrera se encuentra pegada a la costa y con una cota máxima de 366 metros sobre el nivel del mar, en su totalidad en el término municipal de Cuevas de Almanzora.

Fue el centro minero más importante de España durante el siglo XIX. Es emblemático el mineral llamado jarosita, llamada así por abundar en Sierra Almagrera en el llamado barranco del Jaroso.

Las extracciones mineras transformaron el paisaje durante el siglo XIX y buena parte del siglo XX. Abundaban las fundiciones y llegó a tener un ferrocarril minero que transportaba el metal hasta el puerto de Almería. Desde el neolítico fusionaban los distintos tipos de roca y se convirtió en el nacimiento de la primera industria metalúrgica de occidente.  Las colonias fenicias ya explotaban su riqueza y muestra de ello fue el poblado de Baria, localizada en el actual pueblo de Villaricos (donde se pueden ver restos de la necrópolis y la fábrica de salazones fenicias). Los nativos cambiaban la plata y otros metales, los cuales poseían en abundancia, por mercancías exóticas y otras baratijas. El aprovechamiento de las riquezas de Sierra Almagrera lo continúan los cartagineses y posteriormente los romanos. Expertos y ambiciosos mineros que dejaron su asombrosa habilidad para trabajar las minas. Uno de los ejemplos más representativos es la galería Romana del Arteal. Con el transcurso de los siglos, esta actividad minera va decreciendo, por la sucesión de conflictos bélicos y la alternancia en el poder de distintas culturas. Tras la reconquista Cristiana por los Reyes Católicos, Sierra Almagrera cae en un profundo olvido.

Filón del Jaroso.

En 1838: Pedro Bravo López y Andrés López (alias el Perdigón), subsistían al pie de la sierra, dedicados a las labores propias del campo. Afanados en el pastoreo y recogiendo leña, para vender en los hornos de Cuevas. Entre sus diversas ocupaciones estaba también la de servir a los alfareros, cargas de tierras oscuras con motas brillantes que utilizaban para dar la capa de vidriado a sus vajillas de barro. Desconociendo estos, otra aplicación de aquellas tierras que arrancaban en un tajo del barranco del Jaroso. Quiso el destino, que en esta relación entre pastores y alfareros, se cruzara Don Julián López Salcedo. Hombre ilustrado, que si conocía otras utilidades de aquellas oscuras tierras. Prueba de ello, es que en 1839, Don Miquel Soler Molina, sus hijos y unos vecinos de Cuevas, se asocian para formar la primera sociedad minera de Sierra Almagrera, llamada Carmen y Consortes. El entusiasmo no debió ser muy grande en estos primeros momentos ya que algunos accionistas se desmarcaron y vendieron sus acciones antes de poner la mina en marcha. Es tras vender las primeras partidas de mineral a una función de Adra, cuando se advierte de la gran cantidad de plata que contiene la galena, dato que se desconocía hasta entonces. La plata convierte la sierra en un hervidero de aventureros, oportunistas y trabajadores en busca de esta nueva fuente de riqueza.

En los siguientes 4 años se presentaron cerca de 18.000 solicitudes pudiéndose registrar tan solo 1.740 minas ya que no había más terreno.

El formidable filón del Jaroso hacía hombres ricos de la noche a la mañana, alentando una fiebre minera que se extendió a las demás sierras de la comarca.

Fundiciones.

La galena de Sierra Almagrera era codiciada por todas las fundiciones de Europa y América, por su alto contenido en plata, dándose la paradoja que países como Inglaterra y Francia que eran deficitarios de estos metales, se convierten en exportadores, vendiendo plata y plomo a los demás países Europeos.

El Gobierno Español, alarmado, promulga en noviembre de 1.840 una Ley prohibiendo la exportación de mineral en bruto.

Las consecuencias de esta ley fue la inmediata puesta en marcha de una veintena de funciones, la mayoría junto a la costa.

De todas estas industrias sólo quedan algunos montones de escombros y en el mejor de los casos una chimenea que delata el emplazamiento.

Jarosita o piedra de alumbre.

La jarosita, piedra de alumbre o almagra es un mineral del grupo VI (Sulfatos). De color amarillo ocre, fácilmente se confunde con la limonita o con la goethita. De color rojo vivo al cristalizar.

Características

Este mineral se forma en depósitos de mena por la oxidación de sulfuros de hierro. La aparición de jarosita se asocia en la Tierra a las aguas termales de carácter ácido; por tanto su presencia indica la existencia de agua durante su formación y por el pH requerido es incompatible con la de los carbonatos. Fue descubierta originalmente en 1852 por August Breithaupt en el barranco del Jaroso, en la Sierra Almagrera, en Cuevas del Almanzora.

Usos

Se utiliza como hemostático tras el afeitado, o tras el depilado, también como desodorante natural, permite que el sudor siga saliendo mientras que elimina el olor del mismo al matar a las bacterias que lo causan. Se usó como cosmético en Roma y en el antiguo Egipto. También se usó como pigmento amarillo para decorar los muros del templo de Karnak, aunque su descubrimiento para la ciencia es reciente.

Jarosita en Marte

En el 2004 se detectó jarosita en Marte con un espectrómetro, lo que se interpretó como una prueba de la existencia de grandes cantidades de agua líquida en Marte en el pasado.

Trajes Típicos de Almería: Refajona y Zaragüel

Tal vez las palabras refajona y zaragüel suenen algo extrañas, sin embargo son los trajes típicos para mujer y hombre de la provincia de Almería.

El traje típico de Almería procede de los atuendos que solía llevar la población de esta región de manera habitual en siglos pasados. El traje tradicional de los hombres en Almería está compuesto por un calzón que llega hasta la rodilla, puede ser blanco o negro, y en numerosas ocasiones se trata del conocido zaragüel. Tiene muchas similitudes con muchas otras áreas del Mediterráneo, puesto que comparte el acervo cultural de esta franja de la península. Ese pantalón se sujeta en la parte de la cintura por un fajín que rodea el cuerpo y que en su origen servía para proteger esa zona del cuerpo. La camisa es blanca y sobre ella se coloca una chaquetilla de color negro. Dependiendo de la localidad, o la comarca pueden existir pequeñas diferencias en estas prendas, pero las líneas generales son las marcadas con anterioridad.

El traje tradicional de Almería en el caso de las mujeres se conoce como traje de refajona, nombre que proviene de la falda, llamada refajo. Esta prenda puede variar en el tipo de tela dependiendo de la temperatura de la zona, se puede confeccionar con lana o algodón; es una pieza que consta de 5 metros de vuelo plisado que llega hasta la altura del tobillo. Uno de los complementos más llamativos es el mantón con flecos pequeños que cubre los hombros y va cruzado en la cintura. El pelo se peina con un moño de pleita en la parte posterior o dos moños (rodetes) adornados con flores y peinetas.

Ohanes: Virgen de Tices

La pedanía de Tices estuvo habitada por pastores y agricultores. Solo quedan las ruinas de viejos cortijos de pizarra y alguna vivienda esparcida por el lugar. Tices sería inexistente para muchos sino fuera porque allí se encuentra la Ermita Santuario de la Virgen de la Consolación.

La Ermita empezó a construirse en 1800 por orden de un Arzobispo que aquejado de apendicitis, pasó unos años en Ohanes. La dolencia que padecía fue aliviada con el aceite de un candil de Tices. Agradecido por esta curación decidió construir el santuario.

El lugar elegido para el emplazamiento fue sobre las mismas ruinas de la vieja Ermita de San Marcos. Sobre estas ruinas se paró a descansar del viaje de regreso de las campañas italianas un soldado de Beires. En la mochila llevaba una imagen de la Virgen, que allí decidió quedarse ya que ni el soldado ni el resto de compañeros pudieron levantar la mochila a la fuerza. Llegaron a la conclusión que la Virgen quería disfrutar de este paraje para siempre, y allí se quedó.

Interior del Santuario.

El interior del templo alberga la imagen de la patrona de Ohanes, la Virgen de la Consolación. Junto al resto de imágenes destaca su resplandeciente altar de mármol. El marmol fue extraído de unas canteras cercanas. Curiosamente, estas reservas de mármol se agotaron al finalizar la construcción del altar. Posiblemente una actuación divina para que no pueda repetirse una obra similar.

La Ermita de Tices, ubicada entre los términos municipales de Canjáyar y Ohanes, suscitó enormes polémicas por la disputa de dicho templo por ambos pueblos. Cada uno decía que la ermita pertenecía a su pueblo.

Cuenta la tradición que hicieron una pequeña apuesta para decidir definitivamente su pertenencia. Colocaron un burro sobre la puerta de dicha ermita, y dado que ésta se encuentra justo entre ambos términos, si el burro andaba hacia el término de Ohanes, la ermita sería para este pueblo, y si el burro andaba hacia Canjáyar, la ermita la poseerían los canjilones.

Dicho esto, y colocado ya el burro en la puerta de dicha ermita, éste comenzó a andar hacia el término de Ohanes. La ermita es de Ohanes desde entonces. Todavía se mantiene la polémica, ya que hay personas que dicen que el burro era de Ohanes, y que antes de realizar esta apuesta lo habían probado antes para que el burro siguiera ese camino, y por lo tanto todo estaba amañado.

Para saber mas: http://www.virgendetices.com/

Jacinto Díaz Navarro – IES Algazul – CEIP Llanos de Marín (Roquetas de Mar)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies